Uno de los métodos de cocción más utilizados es el hervido, que consiste en sumergir un determinado tipo de carne, hortaliza, fruta, cereal o legumbre en líquido en ebullición (en general agua o caldo) durante cierto tiempo.

Es bueno llevar a cabo este procedimiento ya que no se deben utilizar grasas y de ese modo resulta una preparación ligera que cae bien. Además, permite obtener almíbares, caramelos o salsas con una preparación bien espesa cuando se aplica la técnica de la reducción. ¿En qué consiste? En que cuando se alcanza el punto de hervor, se disminuye la temperatura y se deja cocer con menos cantidad de agua.

Entre sus aspectos negativos se puede destacar que provoca una alta pérdida de nutrientes, ya que quedan en el líquido en el que se hierve el alimento, y que quita un poco el sabor. Igualmente, para que estos efectos puedan atenuarse, lo ideal es que cocines durante el tiempo justo y necesario. Anotá:

  • Carne: 1 hora a 1 hora 45 minutos
  • Hortalizas: 10 a 25 minutos
  • Frutas: 25 minutos
  • Cereales: 10 a 25 minutos
  • Legumbres: 20 minutos